El gato de Bengala (archivo completo de la raza del gato)

Estás leyendo el dossier: Raza de gato: El Bengala. Todavía llamado "tigre doméstico", el Bengala es un gato sorprendente y único. Tiene muchas similitudes con los animales salvajes. Además, se ha comprobado que tiene sangre salvaje, lo que no le impide ser una de las razas domésticas más buscadas por los entusiastas de la cría. ¡Todo lo contrario! En este retrato de la raza, te presentamos sus diferentes características, estilo de vida y dieta.

Bengala (Historia de la carrera)

En Europa, en el siglo XIX, los zoológicos todavía albergaban varios animales de cruces de grandes felinos. Aunque esta revolución híbrida no es muy práctica en los zoológicos, aún lograron invertir en la cría de gatos. Poco a poco, los gatos híbridos se han multiplicado por toda Europa. Son el resultado de varios cruces entre gatos domésticos y gatos salvajes. La raza más conocida es el gato de Bengala. Es un híbrido resultante del cruce de un gato negro doméstico y un gato leopardo asiático. El cruce resultó en un magnífico animal con un pelaje inusual y un cuerpo alargado que requiere la mano de un experto que pueda domar su lado salvaje. Obviamente, cuanto más pertenece el felino a una generación distante de su ancestro salvaje, más fácil es domesticarlo.

Los inicios:

Fue en los Estados Unidos donde la cría de Bengals comenzó con Jean Mill, el genetista pionero en el mestizaje. Tuvo la idea de cruzar un gato doméstico con un gato de la raza leopardo asiático, nativo del sur de Asia (Prionailurus Bengalnsis). El objetivo del científico era crear un gato reproductor que tuviera las impresionantes características morfológicas de sus padres salvajes, pero que siguiera siendo un espécimen que pudiera ser domesticado.   Aunque hoy en día esta hazaña genética se atribuye a Jean Mill, la idea de obtener un gato híbrido mitad doméstico y mitad salvaje existía mucho antes de que se implementara en los Estados Unidos.

El gato de Bengala: de una cruz

De hecho, Harrison William Weir mencionó en 1889 este mismo cruce entre la raza salvaje del sur de Asia y la doméstica. Sin embargo, se acepta oficialmente que el propietario del descubrimiento sigue siendo Jean Mill, que más tarde se llamará Jean Sudgen Mill. De hecho, fue en 1946 cuando la idea de cruzar entre razas germinó en la mente del genetista. En 1960, decidió poner en práctica sus ideas y pasar a los experimentos. Hizo un primer cruce entre un gato leopardo que trajo de Asia y un gato doméstico americano. Luego obtiene una primera generación de híbridos llamados "F1". Luego cruzó gatos de la generación F1 con gatos domésticos para obtener la segunda generación F2. El problema con estas dos primeras generaciones fue la persistencia del comportamiento salvaje. Jean Sudgen decidió por lo tanto cruzar las hembras de la generación F1 con el macho puro (ejemplar inicial). Luego obtiene una nueva generación F2. Usando el mismo proceso, logra obtener dos generaciones más de prometedores gatos de Bengala.

Se reanudan los trabajos

La genetista toma un breve descanso de sus experiencias para recuperarse de la muerte de su esposo. En 1970, regresó al laboratorio después de tomar el relevo de William Centerwall, otro científico que estaba realizando pruebas en hembras híbridas. También había apareado el espécimen salvaje del sur de Asia (gato leopardo) con un gato doméstico. Su objetivo era estudiar la resistencia inmune de los híbridos a la leucemia en gatos. Fue a partir de 1983 que comenzó oficialmente la cría moderna de gatos, porque ahora es reconocida por una importante institución de la época: la Asociación Internacional de Gatos (TICA).

Un objetivo claro

Inicialmente, los criadores dieron a luz a razas como el Mau egipcio, el abisinio y el americano de pelo corto. Su objetivo era cuidar al máximo la apariencia del gato de Bengala y darle los caracteres morfológicos deseados. Hoy en día, solo los Bengals de la generación F4 se consideran gatos domesticados y se presentan en exposiciones. Además, los criadores han dejado de cruzarse y crían solo bengalíes entre ellos. También se han convertido en una raza por derecho propio y son reconocidos por varias organizaciones paraguas, incluida la Asociación de Aficionados a los Gatos (CFA). >>Descubre nuestro archivo: 5 enfermedades zoonóticas para conocer absolutamente

Morfología animal

Ahora que la historia de la raza bengalí ya no guarda ningún secreto para nosotros, es hora de pasar a la descripción morfológica de este fascinante ejemplar. Atlético y flexible, el felino de 6 kilos de media y 30 cm de altura tiene unas características bastante sorprendentes. Su cabeza es bastante pequeña y contrasta con su poderoso cuerpo. Hay grandes ojos en forma de almendra y pómulos altos. La mayoría de los gatos de Bengala tienen ojos azules o verdes. Sus orejas son redondeadas en los extremos y anchas en la base. En cuanto a sus piernas, son largas y musculosas.

El gato de Bengala es amado por su pelaje

Gato de Bengala Obviamente, la característica clave de un gato de Bengala es su pelaje. Se compone de manchas horizontales y rosetas. El vientre del animal es más claro y en general su aspecto recuerda mucho a los leopardos. En general, las patas de la bestia están rayadas, pero idealmente deberían ser vistas. En todo el mundo hay especies de bengalíes con un peludo de oro, naranja, arena o amarillo oscuro con suplementos de purpurina. En los estándares de la raza, hay dos categorías principales de gatos: aquellos con patrones de mármol y aquellos con patrones manchados. Estos últimos son más buscados que los jaspeados porque recuerdan más a los gatos leopardo originales. Pero el verdadero propósito del cruce es obtener gatos domésticos que se parezcan físicamente en todos los sentidos (o casi) a los gatos salvajes.

Razones específicas

Los patrones de mármol se asemejan a las manchas atigradas de los gatos comunes, aunque este es un patrón que apareció en las especies de Bengala. Por lo tanto, son menos apreciados por los criadores, aunque reconocidos por los estándares. En cuanto al color, las otras partes del cuerpo del animal, su barbilla, vientre, pecho y el interior de sus patas deben adoptar un tono base bastante claro. Puede variar de crema a blanco mientras forma un contraste con las diferentes coloraciones de la espalda y los flancos. Los ojos, la nariz y los labios del animal también se pueden enmarcar idealmente con líneas negras. Sin embargo, debes saber que la apariencia salvaje no es la única característica que hace de estos gatos una raza especial. >>Descubre nuestra ficha sobre las esfinges de esta raza de peluches

Comportamientos de los gatos

Los gatos de Bengala pueden estar expuestos a la cuarta generación, pero se consideran verdaderos especímenes domésticos solo a partir de la quinta. Incluso si quedan entre ellos gatos activos y muy animados debido a su sangre salvaje. Todas las especies de las generaciones anteriores a la quinta no deben criarse como mascotas, sino como gatos salvajes. En los estándares de esta raza, se describe como un gato amigable, curioso, atento y seguro. Es un animal muy divertido. Es inteligente y aprende muy rápido. También está lleno de energía (comprensiblemente). Para canalizar toda esta energía, su maestro debe ser capaz de prestarle mucha atención. Algunos propietarios explican que, a diferencia de otros gatos, el bengalí no se contenta con abrazos o algunos juegos.

¿Qué le gusta jugar a Bengala?

Para mantenerlos realmente ocupados, tienes que pensar en actividades como el juego de clicker. El bengalí ama este tipo de ocupación que le permite gastar y sobre todo no aburrirse. Le gusta escalar y vadear en el agua. Instalar un árbol para gatos en la casa no sería una mala idea. Dado que a esta raza de gato le gusta gastar energía, se recomienda darle acceso a un espacio al aire libre seguro donde pueda correr y divertirse como le plazca. Un jardín con vallas o un balcón muy seguro con la posibilidad de trepar (en un árbol de gato, por ejemplo) también es posible. Pero esta última solución se recomienda solo para gatos menos activos.

¿Un problema de sociabilidad?

El bengalí tiene problemas para llevarse bien con otros gatos porque tiene un carácter dominante y seguro. Sin embargo, la soledad no es su fuerte, es esencial que conviva con otros animales domésticos. La solución es encontrar gatos que tengan el mismo carácter o comportamiento cercano al de Bengala. Un persa o un británico de pelo corto harían el truco. Es muy importante educar adecuadamente a los gatos híbridos. Todos los gatos domésticos conservan una parte de los caracteres salvajes. Esta proporción es aún mayor ya que el felino proviene de un pariente salvaje como es el caso de Bengala. Es por eso que es recomendable adoptar al gato de un criador serio. Un profesional que favorece la socialización entre felinos en su cría y que es capaz de dar buenos consejos sobre la educación del gato. Un consejo es hacer una primera visita a la cría y observar el comportamiento de padres y gatitos, sin olvidar su forma de vida. Si hay alguna duda sobre el carácter de los padres, es mejor abstenerse.

Salud y nutrición felina

Los gatos de Bengala son propensos a ciertas enfermedades que son típicas de su raza. Es posible encontrar gatos que sufren de PRA-b, una atrofia de la retina que puede conducir gradualmente a la ceguera. Aparte de esta enfermedad, Bengala también puede ser propensa a PK-Def. Es una deficiencia de piruvato quinasa que puede conducir a la anemia. PRA-b y PK-Def son dos enfermedades genéticas. Por lo tanto, se pueden detectar mediante pruebas genéticas. Por lo tanto, los propietarios pueden solicitar que estas pruebas sean claras. Los gatos de Bengala también pueden sufrir enfermedades del corazón (miocardiopatía hipertrófica). Es posible detectar esta enfermedad a tiempo con la ayuda de ultrasonido cardíaco.

¿Qué debe hacer un buen criador?

En principio, los buenos criadores realizan pruebas genéticas y otras pruebas importantes en sus animales para mantener a los gatos sanos y eliminar a otros de la cría. Por lo tanto, al recurrir a profesionales responsables, no hay razón para preocuparse por el estado de salud del animal. La mejor manera de asegurarse de que su gato de Bengala goza de buena salud es proporcionarle una buena nutrición y llevarlo al veterinario una vez al año. En general, los propietarios de Bengala optan por una dieta basada en productos crudos. Resultó que algunos bengalíes y sabanas eran bastante sensibles a los productos industriales, incluidas las bacterias que contienen.

¿Cuál es la dieta de este gato?

Sin embargo, debes saber que la comida enlatada no es necesariamente mala para los bengalíes. Como propietario, puede optar fácilmente por comidas industriales para gatos. Por supuesto, tienes que elegir las marcas y los ingredientes cuidadosamente. Sin embargo, si desea ofrecer a sus animales una dieta cruda, es importante conocer las reglas de este alimento también llamado BARF. Una buena combinación de buenos suplementos e ingredientes naturales es suficiente para tener un gato robusto. >> ¡Descubre la comida para gatos que les encantará!

Cómo vive un gato de Bengala

Los gatos F5 tienen un carácter de gato doméstico.

No son más activos que sus contrapartes domésticas que no tienen parientes salvajes.

Esto significa que educar a un gato de Bengala no es más complicado que educar a una especie de otra raza con un carácter fuerte y lleno de energía.

Así, lo que se necesita es un espacio seguro donde pueda jugar y estirarse, actividades que le permitan hacer ejercicio, etc.

Recuerda, los bengalíes aman el agua. Por lo tanto, encontrarle un pequeño estanque o estanque sería una buena idea.

Bengala aprecia mucho los juegos de rompecabezas e inteligencia. Es casi imposible educar a un gato de esta raza sin recurrir a juegos como el entrenamiento de objetivos o el clicker. También puedes comprar los juegos de inteligencia haciendo clic en el siguiente enlace:

Poseer un Bengal puede ser bastante agotador para las personas que están acostumbradas a calmar bastante a los gatos. Sin embargo, los gatos de Bengala aprenden rápidamente y son inteligentes, lo que hace que su educación sea bastante interesante y divertida.

¿Cómo reconocer a un criador profesional?

¿El gato de Bengala entró en tu estima después de este retrato? Si estás pensando en adoptar uno, tienes razón porque es un animal fascinante. Sin embargo, en vista de las particularidades que se han descrito anteriormente, está claro que la adopción de un gato de Bengala debe hacerse de un buen criador. Para encontrarlo, tienes que apostar por ciertos criterios pequeños. En primer lugar, debe ser una persona responsable. El criador debe asegurarse de que el gato sea adecuado para su familia anfitriona. Debe acompañar al gato a su nuevo hábitat y actuar como intermediario entre él y su nueva familia.

¡No te dejes engañar!

El buen criador es miembro de una asociación. Se asegura de que el gato esté en línea con los estándares de la raza y especialmente que esté en buen estado de salud en el momento de la adopción. Por ejemplo, puede realizar las pruebas genéticas discutidas anteriormente y hacer ultrasonidos si tiene sospechas sobre una enfermedad. El acompañamiento médico debe comenzar desde la gestación de la hembra hasta el nacimiento de los gatitos. Estos últimos deben ser desparasitados y vacunados. Por supuesto, todos los gastos de veterinarios y otros cuidados están incluidos en el precio del animal.

¿Cuánto cuesta Bengala?

De hecho, un gatito de Bengala puede costar en los 1000 euros. Además, aquellos que son adecuados para ser criados pueden costar aún más. Así que no dejes que esto te sorprenda. Tenga en cuenta que incluso si el precio de venta de un gatito de Bengala puede parecer exorbitante, no recurra a especímenes de cría masiva: aquellos que se venden sin papel y para los cuales generalmente no hay prueba de atención médica. Por supuesto, son más baratos, pero los criadores están ahorrando en costos de mantenimiento y veterinarios. Esto sugiere que estos aspectos de la ganadería han sido ignorados. Además, en la cría masiva, los gatitos se separan de su madre demasiado pronto. No tienen tiempo para convertirse en animales de buena constitución física y mental. Lo que puede causar problemas más adelante. Un buen criador debe ganarse su confianza, viceversa. Emite condiciones estrictas (como la castración) y requiere ciertas garantías. Ahora que sabes todo lo que necesitas hacer con los Bengals, depende de ti. >> Dossier: cómo entrenar a mi gatito Acabas de leer el dossier: Raza de gato: El Bengala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *