Mujer embarazada y toxoplasmosis: ¿Qué hacer con mi gato?

Toxoplasmosis. Has escuchado buenas noticias y, como por arte de magia, ahora llevas a un niño. Pero comienzas a darte cuenta de que tu gato puede convertirse rápidamente en un problema.

El problema con algunas mujeres embarazadas es que no son inmunes a la toxoplasmosis. Esto significa que su gato podría ser peligroso para el bebé.

Los gatos son susceptibles de transmitir la enfermedad a los humanos. Por lo tanto, es una zoonosis.

Algunas personas le dirán que se deshaga de su mascota para proteger a su hijo de la toxoplasmosis.

Pero, ¿qué es lo que realmente necesitas hacer? Sabemos a ciencia cierta que esto puede ser un poco estresante.

¿Qué tipo de enfermedad es la toxoplasmosis?

toxoplasmosis

Toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria que afecta a gatos y otros felinos. Es una zoonosis debido a los problemas de desarrollo fetal que puede causar en mujeres embarazadas.

Hasta ahora, su papel como patógeno humano parecía limitarse a unos pocos casos inusuales.

Sin embargo, estudios recientes y convergentes sugieren que la infección por Toxoplasma podría tener un impacto mucho mayor en la salud humana que eso.

Este es el momento de enfatizar la importancia del papel del veterinario en la prevención de la contaminación humana.

El riesgo involucrado es muy bajo.

Tenga en cuenta, sin embargo, que la posibilidad de contraer esta enfermedad a través de su felino sigue siendo baja. Para una mujer embarazada, el riesgo de ser contaminada por carne o vegetales contaminados es mayor que el riesgo de ser contaminado por transmisión por el gato.

Esta situación es muy preocupante debido a la gran cantidad de factores que deben estar presentes para que se produzca la contaminación.

Primero, el gato debe haber ingerido presas impuras.

La transmisión es casi nula si se trata de un gato de interior , ya que el gato solo se contamina al ingerir alimentos contaminados (o carne contaminada, si se la das).

Para cumplir con la segunda condición, su mascota no debe estar ya inmunizada.

Si un gato ya ha sido infectado en el pasado, es inmune durante mucho tiempo y ya no puede transmitir la enfermedad.

El problema es que, en los gatos, la toxoplasmosis suele causar solo unos pocos síntomas leves que pueden pasar desapercibidos.

El veterinario puede realizar pruebas de inmunización en su mascota si tiene curiosidad sobre su estado.

Condición No. 3: Debes encontrar huevos en sus heces.

No hay peligro en las garras del gato.

Es solo ingiriéndolos que uno puede infectarse, porque la enfermedad se transmite solo a través de sus heces.

Para contraer la enfermedad, es necesario comer muchos parásitos de tamaño microscópico.

Por lo tanto, la enfermedad se transmite más por vía oral que de otra manera.

La cuarta y última condición es que debe estar en el período de excreción de óvulos.

Un gato infectado transmitirá la enfermedad solo durante 1 a 3 semanas.

Después de este período, tendrá muchas menos posibilidades de ser infectado por su mascota. Esto reduce aún más el porcentaje de riesgo de contraer esta enfermedad rara.

Para la quinta y última condición, los huevos deben haber sido expulsados durante al menos 24 horas.

De hecho, los huevos expulsados primero deben "madurar" en el ambiente externo antes de convertirse en una amenaza.

Este período puede variar de uno a cinco días, dependiendo de si las circunstancias son apropiadas o no.

¿Cómo protegerse de la toxoplasmosis?

Las mujeres embarazadas deben tomar ciertas precauciones.

Entre otras cosas, deben lavarse bien las manos después de tocar frutas, verduras y hierbas de la región.

La carne y el pescado deben cocinarse bien, y se deben evitar los mariscos.

Las bacterias pueden estar presentes en el suelo y se recomienda usar un par de guantes cuando se trabaja en el jardín.

Finalmente, es mejor evitar manipular la caja de arena del gato o sus heces y orina.

En resumen:

  • Una mujer embarazada que ya ha estado expuesta a una infección está protegida contra ella durante todo el embarazo.
  • Ella no puede ser reinfectada, y su bebé tampoco está en riesgo.
  • Una mujer embarazada que no ha sido inmunizada será monitoreada de cerca.
  • A pesar de esto, solo el 25-30% de los embarazos están en riesgo de transmisión de parásitos de madre a hijo.

¿Qué puedo hacer para evitar contraer toxoplasmosis por vivir con mi gato?

La verdadera amenaza proviene de los huevos del parásito en las deserciones de su mascota.

El mejor enfoque es no tocar la caja de arena durante su embarazo : pídale a un amigo o familiar que la limpie por usted.

Si esto no es posible, puede asegurarse de que esta tarea se realice usando un par de guantes mientras limpia la caja de arena.

Es una gran idea, pero necesita ser renovada todos los días.

Además, tenga cuidado de no darle carne cruda a su gato.

A pesar de estas precauciones, no hay un plan de acción claro…

Siempre es una buena idea lavarse las manos después de acariciar a su mascota, incluso si generalmente lo hace.

¿Qué pasa si cometí un error?

No te preocupes. Incluso si accidentalmente te llevas la mano a la boca después de una caricia, el riesgo de contraer toxoplasmosis por parásitos es muy bajo ya que la caja de arena de tu gato se limpia regularmente.

La enfermedad no se puede transmitir debido a un simple error (a menos que tengas la extraña idea de lamer a tu gato).

¿Es mejor dejárselo a otra persona?

Sí, siempre puedes dárselo a un amigo cercano o familiar cuando estás embarazada, pero generalmente no es necesario.

¿Sabes cómo el gato propaga la enfermedad?

El principal mecanismo de transmisión de enfermedades por los gatos es su hocico.

Si un gato come un ratón, pájaro o cualquier otro animal salvaje, el parásito Toxoplasma gondii puede terminar en su intestino.

Estos parásitos serán expulsados a su camada, donde terminarán en sus heces.

Sin duda, habrá excrementos.

A pesar de esto, es posible que queden restos en las garras de tu mascota.

En caso de emergencia, busque atención médica de inmediato.

Aunque el riesgo de contaminación es bajo, está presente.

No olvidemos que los gatos pasan mucho tiempo limpiándose, por lo que no hay motivo de alarma.

Los síntomas más comunes de la toxoplasmosis

En ocho de cada diez casos, los síntomas de la toxoplasmosis pasan completamente desapercibidos.

Cuando ocurren, pueden llevar a la sospecha de una condición similar a la gripe.

Además, una mujer embarazada puede experimentar los siguientes síntomas:

  • Un aumento moderado de la temperatura corporal (entre 37,5 y 38°C).
  • Cefaleas
  • Ganglios linfáticos submandibulares encontrados
  • Obstrucciones de los nodos,
  • Dolor muscular y/o articular,
  • Fatiga que dura más de varias semanas,
  • Una erupción en todo el cuerpo.

La futura madre debe consultar a su médico con urgencia si experimenta uno o más de estos síntomas.

¿Si una mujer es inmune?

Los anticuerpos están presentes en mujeres embarazadas que han sido inmunizadas contra la toxoplasmosis.

No pueden volver a infectarse, y su bebé no está en riesgo si está sano y tiene su sistema inmunológico funcionando durante todo el embarazo.

El mejor entrenamiento para gatos aquí

¿Cómo prevenir la toxoplasmosis? [Video de YouTube]

 

https://www.youtube.com/watch?v=GNO-Ai5kBCo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *